La Isla

Si existe un lugar en el mundo rodeado de misterio, ese es Rapa Nui. El hecho de estar tan aislada, en medio del Océano Pacífico, hizo que el desarrollo y la historia del pueblo Rapa Nui sea muy particular y diferente al de sus pueblos originarios y, ocasionó además, que se sepa muy poco sobre su cultura.

El idioma hablado en la Isla de Pascua, el Rapa Nui, a pesar de tener raíces polinesias, sufrió transformaciones que lo hicieron único. Por otro lado, los mitos y tradiciones que explican el origen y poblamiento de la isla, han sobrevivido casi milagrosamente debido fundamentalmente al sometimiento, la esclavitud y el abuso que sufrió el pueblo Rapa Nui durante los siglos XIX y XX. Fue precisamente este abuso el que estuvo a punto de extinguir por completo al pueblo Rapa Nui y ocasionó que su escritura se perdiera definitivamente en la memoria de los antiguos, por lo que en la actualidad ya nadie es capaz de descifrar las tablillas rongorongo.

Ahu Tongariki – Los 15 guerreros

Es este halo de misterio el que ha hecho que historiadores, científicos, aventureros y pensadores en general, desarrollen cientos de teorías diferentes para tratar de entender lo que fue la cultura Rapa Nui y responder a las preguntas de cómo se hicieron y sobre todo cómo se trasladaron esas enormes esculturas de piedra (los moais), que hoy por hoy son la seña de identidad de la Isla de Pascua. Teorías que incluso han llegado a afirmar que la única forma en que se pudieron transportar esos gigantes de piedra a lo largo de toda la isla, fue con la ayuda de seres de otros mundos.

Sea cuál sea la teoría por la que el visitante se sienta más inclinado, al recorrer la isla,  aprender sobre su historia, conocer las creencias y tradiciones que formaron su cultura y relacionarse con su gente, no podrá evitar sentir una fascinación cada vez mayor e intentar saber cada vez más sobre este maravilloso pueblo y por qué no, le llevará a elaborar sus propias teorías.

Historia

El pueblo rapanui desciende de los primeros pobladores provenientes de la Polinesia.

La sociedad rapanui o pascuenses era gobernada por el ariki, con ascendencia atribuida directamente de los dioses, y estaba dividida en tribus (mata) con clases muy estratificadas. Cada tribu ocupaba una zona, siempre con franja costera (kāinga). La mayor parte de la población vivía hacia el interior, junto a las áreas de cultivo. En el litoral se establecieron los centros religiosos, políticos y ceremoniales (Anakena, Akahanga) donde adoraban a los ancestros casi deificados representados por los moáis.

Se estima que la población de Rapa Nui, sufrió una crisis de sobrepoblación en los siglos XVII y XVIII, lo que habría provocado guerras entre las tribus, con la consiguiente destrucción de los altares ceremoniales y el abandono de las canteras en que se tallaban los moáis. Los nativos comenzaron a vivir en cuevas y debieron padecer periódicamente la escasez de alimentos. Entonces surgió un nuevo ceremonial: el del Tangata Manu (‘hombre-pájaro’).

El primer contacto de los pascuenses con algún occidental tuvo lugar el 5 de abril de 1722, cuando el navegante neerlandés Jacob Roggeween arribó a la isla.

Que Hacer en la Isla

Es común escuchar que con dos o tres días es suficiente para conocer toda la Isla de Pascua, pero esta es una idea engañosa y dejarse guiar por ella dejará al viajero con la sensación de haber invertido muy poco tiempo en este paraíso. Si bien es cierto se trata de una isla pequeña, si se piensa sólo en su tamaño, la verdad es que tiene muchísimo que ofrecer a sus visitantes por lo que no hay que subestimar el tiempo que se necesita para conocerla y disfrutarla a fondo.

Aunque usando un vehículo para trasladarse de un lugar a otro, es posible conocer los principales atractivos de la isla en dos días, una visita tan corta nos dejará indudablemente con la sensación de “querer más”, ya que el paisaje es propicio para pasar horas sin prisas contemplando el mar o admirando maravillosos atardeceres. Eso sin olvidar sus maravillosas playas, que invitan a relajarse olvidando el tiempo. Además la isla es ideal para hacer deportes al aire libre como ciclismo o trekking.